Última actualización del protocolo de la SEGO sobre miomas uterinos

La última actualización del protocolo de la SEGO sobre miomas uterinos, presente en su 34º Congreso Nacional.

La actualización del protocolo de la SEGO sobre miomas uterinos ampliará el número de pacientes que pueden beneficiarse de un tratamiento médico.

La última actualización del protocolo de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) sobre miomas uterinos, que estará terminada en las próximas semanas y cuyas líneas maestras se han presentado en el 34º Congreso Nacional que se está celebrando en Oviedo, incluirá más datos de seguridad sobre el tratamiento intermitente repetido con Acetato de Ulipristal 5 mg a ocho ciclos que servirán para ampliar los perfiles de mujeres que podrán beneficiarse del tratamiento médico.

“Ahora sabemos que la vascularización es un factor pronóstico de crecimiento de los miomas muy importante. Entonces, las mujeres con deseo de fertilidad futuro y un mioma vascularizado, a las que antes no se le ofrecía el tratamiento médico, ahora sí podrán beneficiarse de él o de técnicas más conservadoras”, explicó la Dra. María Luisa Cañete, jefa del servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Quirón Salud de Toledo, durante su ponencia Actualización de los protocolos de la SEGO dentro del simposio Acetato de Ulipristal 5 mg. ¿El nuevo estándar en el manejo de los miomas uterinos?, celebrado en el marco de este 34º Congreso Nacional.

En Canadá, Estados Unidos y Reino Unido, hay agencias que se dedican a actualizar la evidencia científica en patologías prevalentes, como son los miomas uterinos, recordó la Dra. Cañete. “Ahora, con las nuevas actualizaciones internacionales, de lo que se trata es de ofrecer un tratamiento conservador, en este caso el Acetato de Ulipristal 5 mg, a aquellas mujeres que, según la evidencia científica, cumplen los criterios que hacen sospechar que los miomas van a crecer”, dijo.

“Por lo tanto –incidió–, vamos a pasar de la realidad que teníamos hace años, donde dejábamos crecer los miomas sine die, a la de ahora, donde podemos ofrecer un tratamiento médico a la mujer sin hijos pero con un deseo de fertilidad futuro y un mioma vascularizado para aguantar ese tiempo que quiere esperar hasta quedarse embarazada”. Por otro lado, según la ginecóloga, “tenemos miomas que con tratamiento médico podemos reducir su tamaño para hacer una cirugía por laparoscopia en vez de una cirugía abierta”.

La Dra. Cañete destacó que “más que hablar de protocolos, se trata de una actualización en todo el diagnóstico, tratamiento y epidemiología de los miomas uterinos”. Y es que, tal y como señaló, “desde que se realizó el último protocolo en 2015, se han publicado, por un lado, artículos de relevancia en el diagnóstico y manejo de los miomas, y, por otro, artículos sobre la seguridad y eficacia del Acetato de Ulipristal 5 mg que van a cambiar el algoritmo de decisión en el tratamiento de los miomas, de manera que no va a estar indicado hacer un tratamiento más agresivo si se puede recurrir a un tratamiento médico”.

Además de las nuevas estrategias de tratamiento con Acetato de Ulipristal 5 mg, la jefa de servicio del Hospital Quirón Salud de Toledo también puso sobre la mesa nuevas tecnologías que obligarán en los próximos años a una nueva modificación de los protocolos, como la radiofrecuencia por vía vaginal y, en diagnóstico de los miomas, la lactografía.

Tratamiento de primera línea

Por su parte, el Dr. Mikel Goitia, del servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario de Cruces (Vizcaya), también participó en el simposio con la ponencia Experiencia y seguridad del Acetato de Ulipristal en el tratamiento repetido intermitente. Datos de ocho ciclos

Para este especialista, “en términos de eficacia, el tratamiento con ocho ciclos con Acetato de Ulipristal 5 mg mantiene lo logrado con cuatro ciclos, pero, en términos de seguridad, ofrece más datos. Son tratamientos durante más tiempo, y seguimos viendo que con ocho ciclos no hay ningún efecto secundario importante ni especialmente frecuente, sino que el fármaco, en general, es bien tolerado y tiene mínimas repercusiones sobre la paciente, salvo los beneficios que le aporta”.

El ginecólogo del Hospital de Cruces destacó que el Acetato de Ulipristal 5 mg se ha convertido ya en el tratamiento básico de primera línea en la inmensa mayoría de los casos de miomas uterinos sintomáticos. “Es un tratamiento que, además, se puede compaginar con otros que utilizamos. Sin ser la única opción, va a ocupar una posición central en el manejo de los miomas”, apuntó.

Según sus palabras, el tipo de paciente con el que tenemos más evidencia es una mujer sin deseo de tener hijos con miomas sintomáticos. “Las recomendaciones de los protocolos y guías de manejo nacionales apuntan al manejo inicial con Acetato de Ulipristal 5 mg, pero también inciden en que sería interesante tener datos más a largo plazo, y es ahora cuando empezamos a tener estos datos a partir de la experiencia individual en el uso de este fármaco”, precisó. “En estas pacientes, el tratamiento médico con Acetato de Ulipristal 5 mg es el tratamiento inicial y a poder ser también el final”, sentenció.

Para el Dr. Goitia, los siguientes pasos a dar pasan, primero, por hacer llegar a todos los ginecólogos el conocimiento científico necesario para poder manejar a las pacientes con estos nuevos paradigmas y, segundo, que los servicios de Ginecología y Obstetricia de manera jerarquizada elaboren protocolos claros y estrictos sobre cómo debe ser el manejo de los miomas uterinos.

Ver publicación del artículo

Search

+