INFORMACIÓN RELACIONADA

Información sobre el test de DNA fetal

Dentro del diagnóstico prenatal, actualmente disponemos de una prueba complementaria a la ecografía, sencilla y no invasiva, para la detección de anomalías genéticas, sin riesgo alguno para el embarazo y que puede realizarse desde la semana 10 de gestación, obteniendo el resultado en unos pocos días.

Existen fragmentos de ADN fetal en sangre materna que pueden ser analizados a través de una analítica sanguínea convencional durante el embarazo, que nos puede aportar más información acerca de algunos síndromes genéticos, ya que pueden determinarse ciertos cromosomas que se encontrarían alterados en dichas situaciones. Así mismo, con este análisis, sabremos el sexo del feto.

Con este test, podemos identificar con un alto porcentaje de detección (en torno al 99%), las anomalías cromosómicas más frecuentes que son las aneuploidías, como la trisomía 21 (Síndrome de Down), la trisomía 18 (Síndrome de Edwards) y la trisomía 13 (Síndrome de Patau). También se pueden determinar las aneuploidías sexuales más frecuentes y otros síndromes genéticos como los de microdelección.

Existe la posibilidad de realización de otras pruebas adicionales confirmatorias en caso de un resultado positivo.

Puede solicitar más información en nuestro centro.

Recomendaciones en embarazos en mayores de 40 años

La edad es unos de los múltiples factores que influyen en el curso de un embarazo.
Actualmente no es infrecuente ser madre a una edad más avanzada, siendo factible un embarazo con éxito, pero teniendo en cuenta la suma de posibles complicaciones obstétricas que van en relación según va aumentando la edad.

Como problemas derivados de la edad, si bien no hay que evaluarlo de manera aislada, podemos encontrar un aumento en la dificultad reproductiva, aumento en la tasa de cromosomopatías y abortos, gestaciones múltiples, aumento de la tensión arterial y de la diabetes, así como problemas vasculares que puedan afectar tanto a la madre como al feto.

En general, las recomendaciones básicas de todo embarazo son las mimas en esta situación. Puesto que existe un aumento de patología maternofetal de manera paralela a la edad, debemos insistir en ciertos cuidados durante el embarazo que nos puede permitir un mayor control de posibles eventos no deseables.

Para el control de este aumento de complicaciones, se recomienda un seguimiento más exhaustivo durante la gestación y la aplicación de una serie de medidas oportunas según se vaya desarrollando el mismo.

Es importante tener en cuenta la edad materna en el diagnóstico prenatal para aneuploidías, así como la necesidad de una ecografía detallada a las 20 semanas de gestación y una estrecha vigilancia al final del embarazo.

Su ginecólogo podrá indicarle las necesidades derivadas de esta situación, ayudándole al desarrollo de un resultado exitoso.

Toxoplasmosis y gestación

La Toxoplasmosis congénita de transmite por vía transplacentaria, siendo condición necesaria que la madre sufra una primoinfección (se infecte por primera vez) durante el embarazo.

La frecuencia de dicha infección depende de la edad gestacional a la que ocurre: 14% en el primer trimestre, 29% en el segundo y 59% en el tercero, siendo la incidencia global de infección por toxoplasmosis de 1-3 por cada 1000 nacidos vivos.

Para prevención primaria y así evitar la infección durante la gestación, son útiles las siguientes recomendaciones:

  • GATOS: evitar el contacto con los gatos y con materiales contaminados con heces, si no es posible, usar guantes.
  • CARNE: no ingerir carne cruda o poco cocinada. Del mismo modo utilizar guantes para manipular carne cruda o lavarse las manos después de hacerlo. Evitar el contacto de las manos con mucosas bucal u ojos durante la manipulación de la misma.
  • VEGETALES: utilizar guantes siempre que haya contacto con tierra de jardín, huerto. Lavar bien frutas y verduras que se consuman crudas y una vez manipuladas, lavarse bien las manos, evitando también el contacto de mucosa de boca u ojos durante la manipulación de las mismas.

Siguiendo estas medidas se previene también la infección por Listeria Monocytogenes, para lo cual también es importante consumir quesos y lácteos hechos siempre con leche pasteurizada.

Infección por el virus del papiloma humano (HPV)

El cáncer de cuello uterino en el 2º en frecuencia a nivel mundial, y el 4º en Europa.

En dicho cáncer juega un papel importante la infección por HPV, pero hay que aclarar que tener infección por HPV no es sinónimo de tener cáncer de cuello uterino.

Hay más de 100 tipos diferentes de HPV, unos afectan a piel, dando origen a las verrugas vulgares, y otros afectan a mucosas.

De los afectan a mucosas, y en concreto a la mucosa del tracto genital femenino o masculino, provocan lesiones:

  • Benignas como los papilomas (verrugas genitales), siendo los serotipos 6 y 11 los más frecuentes (90% de los casos).
  • Malignas o premalignas que pueden dar lugar, si se asocian a factores de riesgo y otros cofactores, a un cáncer de cuello uterino, vagina, vulva, pene y ano, siendo los serotipos 16 y 18 los de mayor prevalencia (70% de los casos).

Factores de riesgo y cofactores que influyen en la progresión a lesión maligna:

  • Tabaco, asociar otras enfermedades de transmisión sexual (VIH, Clamidia Trachomatis, Herpes genital…).
  • Infección por varios serotipos de HPV, además de una carga viral elevada.
  • Inicio precoz de las relaciones sexuales y tener varias parejas sexuales, respuesta inmunitaria deficiente (muy importante llevar una vida y dieta sanas, así como hacer deporte).

Es importante saber que dicho tumor no es hereditario, y que como ya hemos dicho tener infección por HPV no es sinónimo de tener cáncer de cuello uterino.

Prevención: es muy importante, tanto la primaria (vacunas), como la secundaria (cribado citológico).

  • Vacunas: bivalente (serotipos 16 y 18), tetravalente (serotipos 6,11,16 y 18), nonavalente (6,11,16,18,31,33,45,52 y 58). Dichas vacunas no solo previenen de la infección en pacientes no infectados, también ayudan a la producción de anticuerpos en pacientes ya infectados y así mantener al virus en estado latente (inactivo), y así evitar que cause lesiones.
  • Cribado citológico (citologías): importante llevar a cabo las citologías de cribado para la detección precoz de las lesiones y así llevar a cabo el tratamiento oportuno. Dicho cribado se realiza en el centro de salud y es una estrategia importante en la prevención del cáncer de cérvix.

Comparativa de métodos anticonceptivos

Comparativa de métodos anticonceptivos que comúnmente usan las adolescentes.

Dieta recomendada en el embarazo

Descargar en PDF la dieta recomendada en el embarazo Descargar dieta HTC

¿TIENE MÁS DUDAS?

Póngase en contacto con nosotros, estaremos encantados de dar respuesta a cualquier duda o pregunta.