Tratamientos de miomas

Oculto en mi cuerpo

No hace mucho, sentada con unas mamas del colegio de mi hija, compartiendo risas, buena conversación y un café, fue cuando me di cuenta de que era probable que compartiéramos algo más, ese algo podían ser los tan comunes “miomas uterinos”.

De todas las mamas allí presentes, había muchas posibilidades de que alguna tuviese un mioma en algún momento de su vida, incluso ignorar que los padecen.

La ubicación, el tamaño y el número de miomas pueden influir en los síntomas de cada mujer. Hay quienes experimentarán fuertes dolores menstruales, abdominales, incluso pueden tener periodos abundantes que en muchos de los casos se piensa que es “propio” del ciclo menstrual. Otras sin embargo no experimentarán ningún síntoma y quedarán ocultos en el cuerpo hasta la revisión ginecológica.

Si bien la causa exacta de los miomas aún se desconoce, lo que sí se sabe es que parecen verse afectados por nuestras hormonas. Los investigadores apuntan también que las mujeres con sobrepeso tienen más propensión a desarrollarlos.

Tras una exploración el médico emitirá un diagnóstico y el tratamiento de miomas más aconsejable en cada mujer.

Hormonas y genética influyen en el desarrollo de miomas

La genética también forma parte de este rompecabezas, ya que si hemos desarrollado miomas es probable que nuestra madre también los tuviese y que nuestras hijas los desarrollen. En otras palabras, un exceso de estrógenos en el cuerpo hace crecer los miomas y después de la menopausia tienden a disminuir de tamaño.

Nuestro estilo de vida puede crear un ambiente alto de hormonas, pero con un cambio en la dieta, nos puede ayudar a eliminar ese exceso y a aliviar los síntomas.

Evitar tomar carnes y productos animales tratados con hormonas sintéticas reduce estrógenos innecesarios que pueden provocar el crecimiento del mioma. Pero al igual que hay alimentos que no debemos tomar, otros pueden hacer lo contrario, y encoger los miomas, evitando de ese modo someternos a un tratamiento de miomas o cirugía.

Acuda a una revisión ginecológica si nota algo que es anormal ya sea sensación de cansancio todo el tiempo, sangrado entre períodos, dolor durante el coito y dolor de espalda baja, por nombrar algunos. La prevención es el mejor tratamiento para los miomas.

Search

+